Coronavirus, soledad, empleo y democracia

  • 16 marzo, 2020
  • Por Carlos Guadián

El coronavirus puede acrecentar la soledad, cambiar el empleo e incluso la manera de votar ¿estamos preparados?

Photo by Stefan Stefancik from Pexels

Uno de los primeros colectivos que han tenido que adoptar medidas ha sido el de la enseñanza y los niños, pese a ser un grupo de bajo riesgo también van a sufrir las medidas que se han ido adoptando, como la del cierre de los centros escolares y el confinamiento.

¿Qué pasa con los niños al cerrar las escuelas por el coronavirus? Pues dejan de socializar, aunque puedan seguir “aprendiendo” online, ahora son todo “deberes” al hacerse en casa y solos. Y por supuesto, ¿con quién se deja a los niños si las personas que deben cuidar de él deben seguir trabajando? Os recomendamos la lectura de este artículo, da algunas pistas interesantes sobre el tema.

Otro de los efectos que se están produciendo gracias a esta sociedad contactless es la “epidemia de soledad”. Algo de lo que ya padecemos y que se puede agudizar tal como apunta Ezra Klein, sobre todo en las personas más vulnerables, los más mayores.

Es importante ver el rol que pueden jugar en esta situación de soledad por el coronavirus las redes sociales. La reflexión que hace Casey Newton en The Interface apunta pistas interesantes.

Para paliar los efectos del aislamiento por el coronavirus una de las pequeñas acciones que se pueden hacer es utilizar el teléfono para llamar, no solo para redes sociales o leer notificaciones sobre la pandemia.

Las empresas, son el otro actor que tiene que adoptar medidas, como la de facilitar el teletrabajo, pero ¿tratan a todos sus empleados por igual? Pero pensemos en una cosa, habitualmente los empleos peor retribuidos son aquellos presenciales.

Se están revelando las desigualdades sobre todo en la economía de plataforma. El coronavirus está creando temor y confusión entre sus “trabajadores de plataforma” que carecen de las protecciones que se conceden a los empleados permanentes.

Aunque también podemos ver un efecto positivo. La Gig Economy está repensando su posición respecto de sus trabajadores. Han pasado de luchar para que se consideren como autónomos a ofrecer tiempo de enfermedad pagado para prevenir el virus.

Como ya hemos podido ver las recomendaciones de teletrabajar se extienden por todo el mundo. TwitterUber o Google ya hacen esta recomendación de manera general a todos sus trabajadores en todo el mundo.

Otro efecto que hemos comentado anteriormente es el camino que llevamos a una sociedad contactless y en este punto la robotización de tareas para evitar el contacto humano en una situación de pandemia como la actual seguramente acelerará el cambio en el mercado laboral. ¿Se recuperarán los empleos robotizados pasada la crisis?

Pero, no es solo el impacto que pueda tener en el empleo, sino también en como queremos la democracia. Un estudio reciente del Instituto para el Futuro del Trabajo en Reino Unido ha encontrado que la robotización es un elemento clave en la configuración del voto.

En el ámbito electoral también hemos visto como se empieza a reaccionar. Desde el aplazamiento de elecciones (Euskadi y Galicia),a hacerlas con muchas precauciones (Francia). De momento en Corea del Sur los pacientes afectados podrán votar de su casa o los hospitales y en EEUU en previsión de las afectaciones por el coronavirus prevén un gasto de 500 millones de $ para reforzar el voto por correo de cara a las próximas elecciones presidenciales.

Para acabar este apartado os recomendamos este hilo en Twitter de Ismael Peña en el que hace una magnífica reflexión sobre como va a impactar una crisis como la del coronavirus en la sociedad. Sociedad Industrial vs. Sociedad de la información y sus diferentes percepciones y necesidades.

Compartir

Volver arriba