Tecnología: nueva arma de responsabilidad ciudadana y corporativa

  • 20 febrero, 2020
  • Por Alba Hidalgo

Las grandes empresas están debatiendo de qué manera responder a los grandes desafíos sociales y ambientales

La transformación tecnológica es la característica de nuestra era. Los economistas han determinado que nos encontramos en la Cuarta Revolución Industrial. Los cambios suceden a gran escala y velocidad. Al mismo tiempo, debemos asumir que los avances tecnológicos provocan cambios sociales profundos y que su impacto generael replanteamiento de la definición de lo que es el ser humano.

Las grandes empresas están debatiendo de qué manera responder a los grandes desafíos sociales y ambientales. Para ello, las corporaciones deben rediseñar sus modelos de actuación. En el Foro de Davos 2020, se redefinió el manifiesto con el fin de crear nuevos principios éticos que sirvan a las compañías para crear valor compartido y sostenible. “El Foro Económico Mundial lanza un nuevo manifiesto, en el cual defiende que las compañías deben pagar unos impuestos justos, mostrar tolerancia cero a la corrupción, proteger los derechos humanos en sus cadenas de trabajo y abogar por unos sueldos dignos”, expresó Klaus Schwab, fundador del Foro.

La ciudadanía corporativa global espera que las empresas actúen junto a los gobiernos y la sociedad civil por un futuro implicado en mejorar el mundo. En la actualidad, el poder político y económico está perdiendo facultades delante de empresas digitales como elgigante GAFAM: Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft. El poder transformador de la tecnología reclama una reflexión sobre el modelo de sociedad que se está construyendo. La digitalización exige unanueva regulación y debates éticos sobre Inteligencia Artificial (IA), en favor de la justicia social.

En esta nueva era, las tecnologías de la comunicación, así como Internet, las redes sociales y los teléfonos móviles también juegan un papel clave. Han cambiado la forma en la que nos relacionamos, consumimos, gobernamos, nos informamos, nos organizamos y vivimos experiencias. La relación de poder entre gobernados y gobernantes se ha hecho menos vertical, a medida que los gobernados han dispuesto de mejores tecnologías para comunicarse y organizarse entre ellos. Es por eso que la ciudadanía, los gobiernos y las empresas se alían para trabajar por el bien común porque las relaciones de poder han cambiado y el ciudadano se ha empoderado.

Iniciativas como“No buy year” 2020, nacida en países anglosajones, pretende dar un toque de atención a la industria de la moda y pide a la sociedad no comprar nada de ropa durante un año, con el fin de adquirir hábitos de consumo más sostenibles. La iniciativa exige a la industria textil mayor responsabilidad en relación con la preservación del planeta y una producción ecológica. Al mismo tiempo, busca concienciar al consumidor sobre los aspectos éticos del consumo.

Otros movimientos, como The Fashion Revolution, también trabajan por revolucionar la moda, en contra de la tendencia fast fashion. Un tipo de producción industrial que permite producir con una baja inversión en países en vía de desarrollo, a costa de explotar los derechos humanos de sus trabajadores y de la degradación ambiental.El objetivo del movimiento es cambiar el modelo de negocio, los materiales y el mindset de la sociedad.

Las voces que piden un cambio del modelo se organizan contra el cosnumismo, ofreciendo una alternativa en días como el Black Friday, con iniciativas solidarias y de economía circular como el Giving Tuesday (Martes para dar) o el Recyling Market de Ecoembres que ofrece una segunda oportunidad a productos elaborados conmateriales reciclables.

La tecnología es una poderosa arma ciudadana para exigir a las marcas un cambio de valores e instarlas a asumirlas responsabilidades del impacto de su actividad. Al mismo tiempo, permite a ciudadanos y ciudades organizarse para afrontar por ellos mismos los desafíos que afectan al conjunto global.

En este contexto, Fashion Footprintes una herramienta que permite calcular el impacto medioambiental de nuestro consumo vinculado a la moda, calculandonuestra huella medioambiental y ayudando a tomar conciencia del impacto de nuestros hábitos.

Fashion Footprint forma parte de la categoría Sostenibilidad de la appteca de apps4citizens, una plataforma que tiene por objetivo promover el uso de las aplicaciones como un instrumento tecnológico al servicio de la ciudadanía a través del compromiso social colectivo. Si quieres conocer más sobre el proyecto, entra en nuestra web

Compartir

Volver arriba
  • Contacta

    ideograma
    Fàbrica Lehmann
    c/ Consell de Cent 159
    08015 Barcelona
    Cómo llegar

    info@tecnopolitica.org

  • Síguenos en